” Lo que pasa es que estáis acostumbrados a hacer las cosas porque os parecen buenas, pero ni os preocupa sin funcionan o ha funcionado, simplemente consideráis que es lo mejor que habéis hecho nunca y lo publicáis..” #oidoenlaoficina

Y es verdad, la creación tiene esas cosas, que cuando está bien está bien y cuando está mal está mal. Lo malo es cuando está bien y los receptores no le hacen ni caso, es entonces cuando decimos aquello de “claro, es que el público es impredecible“… una mierrrrrda gorda como el Titanic, amigo.
No voy a negar que hay una parte variable en el comportamiento de todo público que hace que no podamos controlar el éxito o el fracaso de cualquiera de nuestras acciones, pero incluso en ese caso podemos fijarnos en qué ha pasado para no repetirlo. Ya apuntaba algo en el anterior post, los analistas “nos molamos” tanto que hacemos unos cuadros de mando con unos datos “toh guaposh” que luego nadie lee porque no son mínimamente entendibles.
Con la creación de contenidos pasa igual. llega un momento en que las varas de medir son diferentes para creador y para público. Una creación impecable no significa lo mismo siempre. La 2 mola mucho, documentales impecables técnicamente, programas culturales de impresión, el mismísimo Punset…Pero el que parte la pana es Mario Vaquerizo, la Esteban ( missing in action) y Jorge Javier Vázquez. Dicho de otro modo:

Una cosa es lo que al creador le gusta y/o propone y otra lo que el público quiere/desea o se traga mejor

Y es aquí donde entran LOS DATOS.  De forma que, viendo algunos datos simples, puedes adivinar si tu propuesta se acerca en algo a lo que el público quiere, porque no lo olvides, ” te debes a tu público”.
Mas tarde, descubrirás que puedes hacer algo durante el consumo del contenido. Algunos lo están haciendo ya. Veo a muchos presumiendo de utilizar herramientas de escucha y rastreando redes sociales durante los programas de radio y televisión para ir configurando los programas en base a lo que se dice en las redes.
Al final te darás cuenta de una cosa, que si sabes de antemano qué pretendes con tu creación, qué es lo que quieres cambiar/provocar, si tienes objetivos, podrás traducirlos a algo medible y sabrás si lo estás haciendo bien o mal, mas allá de si “ la tengo tan gorda(la audiencia) como mi competencia, entonces lo hago bien”  y algo mas importante aún, empezarás a desarrollar una cierta “intuición” ( que no es mas que tu memoria de los datos de experiencias anteriores) para poder predecir si algo va por buen camino o no.
Cuando parecía que todo esto de los datos era para frikis, resulta que es un mal necesario, necesario para que algunos creadores puedan sobrevivir, que no es poco…

Apúntate a la Newsletter