Seguimos con los post invitados, creo que me puedo acostumbrar a esto…

En esta ocasión cuento con la colaboración de Sara López Alaguero que es Country Marketing Manager en Trendhim.es y os cuenta su última experiencia con el SEO negativo…

Sara Lopez AlagueroNormalmente, a la hora de mantener buenas posiciones en los rankings de Google los dueños de las diferentes webs buscan otros dominios de calidad que estén dispuestos a enlazar a su web.

Pero ¿y que pasa si páginas ofensivas enlazan a la web?  ¿y con anchor-text prejuiciosos?  Esto puede tener el efecto contrario, por lo que en lugar de subir en los rankings se produce el efecto contrario.

Estos enlaces pueden ser tan prejuiciosos que hasta se han creado empresas online donde se pueden comprar toneladas de enlaces bomba que den una información negativa sobre el domino al que enlazan.

Una de las víctimas en los últimos meses, es una tienda danesa Trendhim.es que vende joyería y accesorios para hombres.

“Es triste que alguien haya deliberadamente intentado hundirnos. Si hubiera sido una tienda física, no nos hubiera afectado tanto, pero tiendo únicamente página online el resultado podía haber sido terrible si no hubiésemos tomado las medidas necesarias” dice Mikkel Ussing Kelstrup manager de marketing de Trenhim.

Enlaces misteriosos emergen en los análisis

Todo comenzó como un viernes cualquiera, cuando se disponían a comprobar los indicadores de rendimiento habituales. El CTR se mantiene constante, el número de visitas es razonable como de costumbre, y los links que enlazan a tu web – totalmente erróneo. Y te encuentras con un número de enlaces excesivo y el anchor text de esos links es “porno”.

¿Difícil de imaginar verdad? Eso es lo que experimentó Trendhim cuando su oficina paso de 38 grados centígrados a -20 en apenas unos segundos.

Anchors de enlaces de seo negativo

Que hacer al respecto

Lamentablemente esto es tan poco común que muy poca gente sabe cómo reaccionar. Esto fue lo que hizo Trendhim para evitar el mayor daño posible:

 

  • Tomar medidas al respecto lo antes posible. Cuanto menos tiempo pase, menos daño sufrirán tus rankings.

 

  1. Encontrar links prejuiciosos. Actualmente tenemos numerosas herramientas a nuestra disposición para controlar los links enlazantes a nuestra web. Trendhim utiliza diariamente una combinación de ahrefs y Google’s Seach Console ya que ambos programas avisan de quien está enlazando a tu web.

Una vez que identificamos los links bomba hay que mandar una lista con todos ellos a la lista de links no deseados de Google – The Disavow Tool.

Además, también es importante asegurar que la no han sido hacheados y que la sigue siendo segura.

La policía no puede ayudar

Trendhim también trató de hacer llegar a la policía que hab¡ia sido atacado por varios enlaces-bomba, pero según Mikkel Ussing Kelstrup realmente fue de mucha ayuda.

Simplemente porque no conocían este tipo de crimen. Básicamente es informar de un crimen que en realidad no es un crimen, no saben lo que es. Es como decir que tu tienda puede estar incendiada pero no hay nadie muerto.

Probaron suerte con su compañía de seguros, aunque también sin muy buenos resultados. Las compañías de seguros no cubren los daños causados a páginas webs. Puede sonar melodramático, pero podíamos estar entre la vida y la muerte de un negocio.

¿Quién cree que está detrás de este ataque?

“Es probable sea un competidor danés el que esté detrás de todo esto. Seguramente alguien que venda gafas de sol, que fue la categoría dañada.”

“Por suerte fue la categoría de gafas de sol, y fue a finales de agosto y principios de septiembre, cuando no se venden tantas gafas de sol. Pero aun así hubo una considerable disminución en el tráfico.”

¿Puedes hacer algo para evitar estos ataques?

No, no hay manera de protegerse ya que no hay manera de determinar quien puede o no enlazar a tu web.  

Volviendo la vista atrás – Experiencia de Trendhim

“Sin duda ha sido toda una experiencia. Nos las arreglamos para solucionarlo con un mínimo número de clientes. Los rankings han vuelto a la normalidad, pero el competidor que nos atacó sigue ahí fuera, sentado en una habitación oscura enfrente de un fuego bebiendo whisky. No sabes quién es, no sabes nada de él y no puedes encontrar nada sobre él. Está básicamente jugando con tu paranoia. ¿Será alguien que conoces personalmente, un competidor, o simplemente un adolescente tratando de usar una nueva herramienta? Nunca lo sabremos. “

“La temperatura ha vuelto a la normalidad en la oficina. Si somos atacados una segunda vez sabremos qué hacer. Pero, sin embargo, el saber qué puede pasar de nuevo y pensar lo indefenso que es tu negocio al respecto te pone los pelos de punta. No puedes contratar un seguro, la policía no puede hacer nada al respecto, pero puedes deshacerte de tus competidores por 79 dólares.” – concluye Mikkel Ussing Kelstrup.

 

Apúntate a la Newsletter