Hace algún tiempo, no recuerdo por qué, estaba muy de moda hablar de “engagement”, hasta hubo polémica y todo. Que si es esto, que si lo otro, pero creo que no conseguí encontrar una definición concreta…
Mas tarde me preguntaba en twitter “
¿Por qué ya nadie habla del engagement?” y sólo obtuve una respuesta, la de @sociologizandoPorque hay poca gente que pueda hablar de ello con fundamento” supongo que algo de razón tendrá.
Luego me puse a investigar por mi cuenta, y tampoco creais que encontré nada interesante. Realmente lo único con un poco de fundamento fue la definición de wikipedia (fuente de saber) acerca de engagement y lo mas interesante que dice es que “La investigacion académica sobre engagement es bastante escasa”.
Esta historia se estaba haciendo ya muy larga, y cuando ya la tenia bastante olvidada cuando volvió a tomar forma allí donde el saber y el conocimiento popular residen ( traducción: tomando cañas en un bar cerca del tanatorio, la mezquita y la plaza de toros monumental de Madrid)
Bien podría contar yo sólo lo que pasó, pero creo que es mejor que lo cuente el protagonista en la siguiente entrevista, os lo presento.
Se llama ALEX LAGRUDA, además de amigo es un estudioso del tema y además es
psicólogo. Esto último os lo cuento porque doy por hecho que si estas leyendo mi blog y lo has leído anteriormente esta claro que necesitas ayuda psicológica profesional urgente tanto como yo…
Al lio.


1..- de dónde procede el termino engagement. (me refiero al campo de donde procede, no al pais)

De dónde proviene y de dónde no, no es algo que esté completamente claro. Lo que sí se sabe es que a finales de los 80 la Organización Gallup (Buckingham y Coffman 1990) (una consultoría) utiliza por primera vez el término para referirse a los empleados que establecen una relación determinada con su trabajo que les hace tener cierto apego al mismo y a la misma (el trabajo y la empresa respectivamente). No en vano el término en inglés y francés, y seguramente en otras lenguas, tiene el sentido de: noviazgo, compromiso, esponsales, etc. Algo que viene a indicar una relación fuerte, positiva, con un proyecto, a la que uno accede voluntariamente y quiere permanecer en ello.


2.-¿Podrías darnos una definición rápida de engagement?

Pues yo creo que no. Que rápida, rápida, no.

Se puede decir que existen alrededor de 10 definiciones distintas sobre engagement.

Una de las cosas que se suele decir sobre el engagement es que si se teclea el término en google, salen alrededor de 65.000 acepciones (nota: acepciones no es lo mismo que páginas, éstas son 75.900.000). Si ese mismo término se teclea en las bases de datos especializadas de psicología, como por ejemplo psiquinfo, obtenemos alrededor de 100 artículos, en un 95 % en inglés, a pesar del idioma, curiosamente los dos países que más publican sobre el tema, a nivel científico, son Holanda y España.

La investigación científica es cara y lenta, por eso las consultorías desarrollan sus propios modelos de engagement, mucho más rentables, pero también mucho menos sólidos. En gran parte crean “productos” o servicios para su venta sabiendo que la vida de ese producto no será muy larga, pero mientras tanto, lo van vendiendo. No es raro encontrar a consultorías ofertando programas de engagement empleando las mismas definiciones y recursos que empleaban para vender otro producto que es otro término maldito de la literatura “pseudopsicolgica”, el “compromiso organizacional”.


En 1990 Kahn es el primer académico que “hace concepto” del engagement en el trabajo como:


En el engagement, las personas utilizan y se expresan a sí mismas física, cognitivamente y mentalmente durante el desarrollo de sus roles” p.694


En la actualidad psicólogos tan relevantes como Schaufeli, Salanova, Gonzalez-Romá y Bakker (2002), desde el ámbito científico, postulan la siguiente definición:


Engagement es un estado mental positivo, de realización, relacionado con el trabajo que se caracteriza por vigor, dedicación y absorción”.

En cuanto a lo que comentas de wikipedia, te diré que la síntesis, en castellano, y seguramente en holandés, no es mala, al contrario, es muy correcta. A mi juicio, y es sólo una intuición, está realzada por parte del equipo de investigación WONT de la Jaume I, que junto con la universidad de Utrecht son los lugares del mundo donde más se sabe del tema. Puede que no de grandes respuestas, pero hace una sucinta explicación del “estado de la cuestión”.


3.- ¿Cómo podemos aplicarlo nosotros?

A esa pregunta cualquier consultoría te respondería que aplicando su “paquete de medidas”. Alguien que intenta abordar el tema desde la humildad que da la ciencia, te contesta que si tuviera la respuesta, este año me llevaría el premio Nobel de psicología. Te puedo responder que en la actualidad se está relacionando más con los ambientes de trabajo que con lo que uno, de modo individual puede hacer. De ahí que el engament se vea como algo perteneciente a los riesgos laborales y como algo que tiene que venir más de la empresa que del trabajador. Dicho con un ejemplo, si en una empresa hay amianto, la pregunta no es qué puedo hacer por mi empresa, cómo puedo resistir mejor el amianto y estar feliz con el cáncer que se me viene encima, sino que la pregunta es qué DEBE hacer mi empresa por mí, para que yo no pierda mi salud.

Si un ambiente psicológico de trabajo es altamente tóxico, la pregunta, del mismo modo, no es cómo puedo yo crear engagement con mi trabajo, sino cómo reclamar a mi empresa que cese en su toxicidad y si es posible, logre crear engagement.

El engagement, hoy por hoy, se ve como el antagonista de un riesgo laboral incipiente, insidioso, atroz, e invalidante como es el síndrome de burnout (o síndrome de quemarse en el trabajo). Por lo tanto el engagement sería, o llegará a ser, la forma de luchar contra ese riesgo laboral.


4.- ¿Existen herramientas para medirlo?

Al margen de los instrumentos de medida de las consultoras y conforme a la definición académica más aceptada, sí se puede medir correctamente.

El instrumento más difundido, estudiado y con el que mayor número de investigaciones se ha realizado es el UWES (Utrecht Work Engagement Scale). Salanova, Schaufeli, Llorens, Peiró, Grau (2000).

El instrumento es relativamente fácil de conseguir, corregir y de realizar estudios con él.


5.- ¿Se puede medir correctamente?

Sin querer aburrir con la respuesta, El UWES es un instrumento de medida, que no llegando a una década desde que se creó, se ha investigado en China, Finlandia, Grecia, España, Suráfrica, Portugal, Suecia, Estados Unidos, Holanda, etc. Los estudios de validez y fiabilidad alcanzan los criterios que todo instrumento de medida requiere para ser considerado científico. En pocas palabras, sí, el engagement, hoy por hoy, se puede medir correctamente.


6.- ¿Quieres añadir algo más?

La verdad es que sí.

Mientras he haces esta entrevista ando preparando un artículo que relaciona el engagement con la bioética, en concreto con el principio de justicia. La pregunta de fondo sería ¿es justo buscar medios para que el trabajador cree engagement con su empresa?, y si eso, ¿no será una nueva forma sutil de explotación?.


Yo la respuesta la tengo clara. El engagement NO es una nueva forma de explotación, al menos si lo contemplamos desde la psicosociología ocupacional como un medio de lucha contra los riesgos laborales. No obstante, y más en un día como hoy en que nos hemos enterado de que France Telecom ha tenido 24 suicidios en su empresa en un periodo de 18 meses, la psicosociología ocupacional es algo de lo que podemos hablar largo y tendido más adelante.

Añadir que si alguien desea encontrar una bibliografía, científica, actualizada y muy buena sobre engagement sólo tiene que visitar www.schaufeli.com

Por último indicar, para los SUPERinteresados en el tema, que hace tan sólo unos meses que se ha publicado un buen compendio sobre engagement, bastante asequible sin tener grandes conocimientos de psicología que se titula, “El engagement en el trabjo: cuando el trabajo se convierte en pasión”. Los autores son Marisa Salanova y Wilmar Schaufeli, las dos personas que más saben de engagement en el planeta. Está publicado por Alianza Editorial. No busquéis en él un libro de autoayuda, sino un libro serio pero con un enfoque divulgativo.


Espero haberos ayudado a ver en el engagement una materia de estudio, prometedora, alejada de las polémicas artificiales alimentadas por intereses creados de unos y otros, y que todo aquel que forme parte de una empresa se pregunte hasta qué punto su empresa está o no haciendo lo correcto. Si tu empresa logra grandes beneficios a costa de tu salud psicológica, tu empresa necesita que les hables del engagement.


Bueno chicos, pues esto es todo por hoy, espero que la entrevista os haya servido para aclarar un poco el término.

Y a ti ALEX gracias por colaborar y responder a las preguntas, supongo que nos veremos allí donde el saber y el conocimiento habitan, bien en tu barrio o bien en el mio…

-Gracias a ti y saludos a todos tus lectores…

Apúntate a la Newsletter