Con las redes sociales por fin podemos tratar con lo que mas me gusta: PERSONAS, que al fin y al cabo son las que componen las redes.
Una de las mejores cosas que ocurren con la mayoría de las redes sociales es que tenemos una base de datos ( o deberíamos tenerla) con todo lo que ocurre.
Como la gente se tiene que inscribir y dar de alta, ya tenemos el “Quién y cómo eres“: información básica de cada usuario sobre procedencia, edad, etc
También tenemos el “Qué haces aquí”: información de como usa la red social, si la usa mucho o poco, que funcionalidades prefiere o cuales detesta ( en algunos casos directamente lo dirá el usuario).
Por último, el grueso del asunto “¿Quién es tu amigo?”: Aquí tenemos los lazos de unión entre usuarios, de forma que podemos saber, entre otras cosas, la fuerza de esa relación, fijándonos, por ejemplo en la frecuencia de contactos entre dos usuarios ( hay mas maneras de ver esta “fuerza”).
Una vez tenemos estas tres “bases de datos” ya sólo tenemos que extraer la información que queramos, según nuestros objetivos. Además, con estas bases de datos, un poco de tiempo ( y una caña) y aplicando técnicas de análisis multivariante podemos segmentar y agrupar a los usuarios según diferentes criterios que nos permitirán conocer mejor nuestra red. Esto está bien para conocer nuestra red, investigar comportamientos, afinidades, etc y estar lejos del “lado oscuro de la fuerza”. Ahora, si lo que queremos es ser unos marketinianos de la vida, deberemos pasarnos al lado oscuro y ejercer de manipuladores de hombres-masa (¡que grande Ortega!), mas abajo os dejo otro manual del pequeño manipulador:

Ya en un post anterior explicaba una forma de encontrar a los usuarios que más probablemente difundirían un mensaje entre su grupo de amigos:

Mas de redes sociales, ¡¡cuidado que va con publi!!

Esto está bien, aunque no cubríamos todas las variables. ¿Qué ocurre si lo que queremos es difundir el mensaje mas allá del grupo?
Lo que debemos encontrar esta vez es aquellos usuarios que conectan unos grupos con otros, y además, resultan influyentes ( son “céntricos”). No me ( os ) voy a volver locos con métodos matemáticos, sólo cuento el proceso:
1.- Encontrar y diferenciar los diferentes grupos ( por conexiones) de la red.
2.-Encontrar los usuarios mas “céntricos” de cada grupo(enlace)
3.-De entre los “céntricos” encontrar los que mejor conectan (con mas fuerza y menos distancia) unos grupos con otros.
4.-Dejemos caer el mensaje sobre éstos últimos y esperemos a que lo difundan…
De esta forma seremos realmente eficaces en nuestra labor de persuasión de una masa para que compren nuestros refrescos carbonatados, o difundan un vídeo gracioso, o lo que se nos ocurra en el momento.

En fin, sólo deseo que este blog llegue a los mas céntricos y consiga expandirse por el mundo…

Apúntate a la Newsletter