De un tiempo a esta parte somos todos unos modernos. Si antes esperábamos a que un programa terminara o al día siguiente para comentar las mejores jugadas con los amigos ahora cogemos el móvil y lo tuiteamos…
Las televisiones no son ajenas a este comportamiento y, obviamente quieren intentar sacar tajada. Vale, que quieren “entablar conversación” con los televidentes, aumentar el “engagement”… bueno y de paso incrementar la cifra final de audiencia y tener mas puertas de entrada de dinero por publicidad…
No me lío…
A lo que quiero llegar es que ahora el contenido nace antes de su emisión, es mas grande que lo que vemos por la pantalla “principal” y no perece en el “the end”  y esto requiere unas cuantas cosas a tener en cuenta a la hora de la medición.

1.- El contenido nace antes de su emisión

Lo que quiero decir es que hacemos la llamada desde mucho antes, para tener prevenida a la audiencia. La misión es la siguiente:
  1. Hacer llegar al máximo de gente la noticia de la llegada de nuestro evento. Para ello utilizamos las redes sociales.
  2. Conseguir que sepan que existe una aplicación ( aparte de twitter) con la que podrán tener mas contenido extra y, lo mas importante, que aprendan a usarla
  3. Que descarguen la aplicación…

¿CÓMO MEDIMOS TODO ÉSTO?

Pues poco a poco… Lo primero que encontramos es que tenemos varias fuentes de datos.
Para saber si llegamos al máximo de gente en redes sociales tenemos las propias métricas de Facebook y Twitter, que nos van a decir el universo al que llegamos ( mas me gustas, like, followers con las acciones que llevemos a cabo). En segundo lugar, y si hemos etiquetado correctamente nuestros enlaces podremos saber, con la herramienta de analítica web si conseguimos que vengan a nuestra web a informarse sobre lo que va a venir y la existencia de la aplicación de segunda pantalla…
Por último nuestro “market” nos dirá si estamos consiguiendo esas descargas o no…

2.-Es mas grande de lo que vemos en la pantalla “principal” ( el contenido)

Llega el momento tan esperado. La emisión del evento en la “pantalla principal”. Aquí volvemos a repetir la “llamada”. Esta vez es más complicado, porque la atención empieza a centrarse en el evento, hay que aprovechar para repescar a los que están en redes sociales para que se dirijan a la aplicación y al evento en la pantalla principal y llamar a aquellos que están en la pantalla principal para que disfruten de la App… un cacao, vamos.

¿CÓMO MEDIMOS TODO ESTO?

Además de las formas de medir ya descritas, tenemos que añadir la medición de tv, y comparar como se mueve esa audiencia e interacciona con la app, etc. Aqui el reto es poder verlo todo en tiempo real  para poder actuar y modificar cosas. Por ejemplo, viendo como va la cosa podemos pedir a los comentaristas que recuerden la existencia de la aplicación o podemos intentar ( difícil misión) traer tráfico desde redes sociales, etc

Aquí, viendo los gráficos surgen varias hipótesis y retos.
  1. Mantener la atención de los usuarios sobre el contenido “segunda pantalla”. La Competencia es dura, me pongo en la piel del usuario y pienso “¿a que estamos a rolex o a setas?”
  2. La “segunda pantalla” cobra protagonismo cuando la “primera” cesa su estímulo. Es decir, dejo de ver el evento principal y es cuando me pongo a comentar. Un comportamiento lógico, por muy multitarea que seas o estas a una cosa o estas a la otra, porque mientras comentas no ves lo que ocurre y tienes que ver lo que ocurre para poder comentarlo…
3.-No perece en el The End…

Y esto no es algo nuevo, comentar al día siguiente siempre ha ocurrido, pero ahora, además, podemos ir a algún sitio a volver a ver el vídeo de turno o e comentario del momento.
Es aquí donde ya juntamos todos los datos desde sus diferentes fuents y hacemos el análisis “post-mortem”, vemos audiencias de tele, analizamos lo que hemos almacenado en tiempo real, comprobamos que nuestras redes sociales no nos traen todo el tráfico que pensábamos, pero sirven para generar atención ( ¿quizá llevaba la audiencia a la tv?) o para convertir en mejor jugador al portero…
En conclusión, tenemos que la aparición de la “segunda pantalla” plantea unos cuantos retos, tanto a nivel de medición, ya que tenemos medición pre y post y en tiempo real y tenemos también multitud de fuentes de datos y puntos diferentes de llegada de la audiencia ( web, tv, apps). Por otro lado también presenta unos cuantos retos, ¿queremos que el uso sea al mismo tiempo o que una pantalla complemente a la otra? ¿está el público preparado ( a todos los niveles) para esta forma de consumir contenidos? ¿podremos disfrutar de los contenidos y su extensión sin tener que estar con multitud de dispositivos? y, lo mas importante si estoy viendo la tv, tuiteando con el móvil y viendo contenidos en la tableta ¿Cómo c*j*n3s sujeto la cerveza para beber?
Abrazacos, amigos y amigas.
Apúntate a la Newsletter