Si quieres ver lotería, bájame los pantalones y verás el premio gordo con sus dos aproximaciones (cita popular)

El día de la Lotería de Navidad todo el mundo se vuelve loco, los premiados, los no premiados, los medios, los enteros, los SEOs… bueno, los SEOs no, esos ya están locos. El caso es que hace un poco de tiempo Google Analytics le dió un empujoncito a su Tiempo Real permitiendo que unos pocos accedieran a os datos vía API.
A ver, el Tiempo Real así solo, ya nos volvió un poco locos a muchos de nosotros. 
A los que vienen de la prensa porque pasan de tener los datos por “oleadas EGM” o por las cifras de algún “trilero de las audiencias auditor” a saber con bastante acierto que está pasando en sus portadas y contenidos.
A los que venimos de TV también nos gusta bastante, ya que podemos intuir como conviven contenidos de “la caja tonta” con los contenidos web e incluso tomar decisiones y llevar a cabo acciones, y hace que las mediciones sean parecidas, aunque en la tele no tienes datos hasta el día siguiente.
Bueno, no me enrollo, yo estaba tan contento con mi tiempo real y ¡Oh sorpresa! me llega el correo de los amigos de Avinash dándome acceso a la API de tiempo real. ¡¡Y justo a tiempo para el gran evento del tiempo real que es la Lotería de Navidad!!
Sin API debo decir que ya nos apañábamos bastante bien, pero se me quedaban cojas bastantes cosas. Si quería comparar comportamientos necesitaba filtrar y poner dos ( o mas) ventanas de navegador, y la referencia a si el dato que estaba viendo era bueno o malo se me quedaba un poco difusa. Entonces ideé un pequeño dashboard ( de varios). Necesitaba ver el comportamiento por dispositivo y filtrado por diferentes contenidos. Además no olvidéis que quería saber cuál había sido el punto máximo de actividad por dispositivo.

¿Qué necesitaba?¿En que quedó la cosa?

Deconstruir el Tiempo Real, almacenar lo que estaba pasando en una base de datos. El tiempo Real había dejado de ser efímero para convertirse en algo manejable.
Como mis dotes programatorias tienden a 0 y no me apetecía llamar a ningún colega a media noche e interrumpirle la cena ( ya sabéis que yo no soy muy de llamar de noche a los colegas), recordé lo que dijo @fitamix “tío que puedes hacer la recarga de página con html”. Y así lo hice, me las ingenié para hacer las consultas a la API, me monté la base de datos en mi servidor y en cada recarga de página se escribía un registro nuevo.
Haceos una composición de lugar, para meter los registros en la base de datos tenía que tener encendido un ordenador con su navegador y la página funcionando… ÑAPA de las buenas.
Por otro lado necesitaba mostrar los datos ( y hacer alguna operación con ellos) para que la gente lo pudiera ver, así que me hice con una librería gráfica, hice las operaciones correspondientes para mostrar los máximos ( y alguna cosa más que no puedo enseñar) y lo puse en una URL accesible por aquellos que necesitaban verlo.
Pero claro, volvíamos a tener el problema de la actualización de datos. La base de datos se estaba actualizando cada 58 segundos y si los receptores del dashboard no actualizaban la página.. pues no verían nada. La opción de recarga automática no apetecía, ya que los gráficos son interactivos y con la recarga se descojonaba todo, así que, como no era de noche, podía saltarme mi norma de no llamar ( y además alguno no era colega) y programé unos correos electrónicos cada ratico que enviarían información actualizada a los afectados y además les recordaba que actualizaran la ventana del navegador… un chocho de tres pares de narices.
La verdad es que estoy contento con el resultado, porque hemos conseguido tener una información bastante buena  y útil, y en el tiempo adecuado para reaccionar, os paso una url dónde podéis ver parte del dashboard final que se iba actualizando, obviamente con los datos alterados y a falta de algunas cosas, que por esos asuntos de confidencialidad y estrategia no puedo enseñaros… 

Apúntate a la Newsletter