Pues si, si lo hago bonico bonico lo mismo me pongo de cochino hasta las trancas, con su correspondiente vino tinto, tooooma toooma y esto ¿por qué? porque me han dicho los de cucharete que si lo hago me dan de comer en su fiesta “cohinete de cucharete” y como esto de la escritura esta muy mal pagado… allá voy, esta es mi receta.

“Cochinillo web analytico con salsa avinash”

Primero pondremos a calentar el horno auna temperatura de 220 grados. Para estar seguros realizaremos cuantas visitas creamos oportunas y verificaremos la luz KPI que nos indicará a que temperatura se encuentra el interior de nuestro querido electrodoméstico.

Mientras esto ocurre, dispondremos nuestro querido ( pero difunto ) cochinillo en una bandeja de horno. Introduciremos al joven porcino en el horno, haciendo así bajar la tasa de rebote hasta el 0% en una sola visita única absoluta. Estableceremos la siguiente KPI: “si esta negro , es que se ha quemado, si esta marroncito y churruscado, lo podemos sacar para servir”.

Previo a este proceso habremos realizado una campaña de adwords invitando a nuestros amigos, también es conveniente realizar este llamamiento en medios sociales (creando el evento en facebook) así como el siempre socorrido e-mailing entre los miembros de nuestra red mas cercana. ¡¡cuidado en este punto!! no sería bueno convertirnos en spammers, ya que de esta forma conseguiríamos muchas visitas, pero no serían de calidad ni tendríamos suficiente cochinillo para todos.
No hay que olvidar poner las keywords adecuadas si queremos que nuestra dirección se posicione la primera cuando quieran buscarnos en google, así como etiquetar bien todos los cuadros de la casa y mandar también el mapa de como llegar ( siempre en formato XML) a Google.
Verifiquemos la KPI de cocina… hmmm parece que esta cocinado. ¡¡que vienen los visitantes únicos!!
Ha llegado el momento de la verdad, los primeros visitantes únicos y sus parejas empiezan a aparecer ¿de donde vienen? unos lo hacen directamente, otros nos han encontrado en google ( el SEO funciona) y otros lo han hecho por recomendaciones de otros. Los mas abundantes parece que son los que nos han encontrado por Google.
Veamos cuantos de estos convierten y alcanzan el objetivo, algunos de ellos parece que no han encontrado el salón y se han ido, otros abandonaron, no les gusto el proceso de registro, y otros, los mas avispados están ya sentados a la mesa ¡¡han recorrido bien el embudo de conversión y van a cenar!!
Una vez en la mesa les muestro el cochinillo, todos han clicado en “me gusta” e incluso algunos empiezan ya a comentárselo a sus amigos vía twitter “este @cochinete esta de mueeeteee”, lo mejor ¡¡han hecho un grupo en Facebook!!.
Cuando la cena termina me doy cuenta de una cosa… me he quedado solo con todos los platos sucios, el salón desordenado y la cocina hecha unos zorros… lo peor de todo ¡que nadie ha pagado un duro por la cena… en fin ¡¡MI ROI ES CERO!! (pero soy un bloguero feliz)
Pero bueno, no pasa nada, despues preguntare con el 4q y tendré informacion cualitativa de la güena…

Hasta luego chicos, ya os contare que tal el cochinete…

Apúntate a la Newsletter